La discapacidad invisible e impredecible de la esclerosis múltiple

Las personas con EM sufren diversos síntomas que les pueden incapacitar para realizar ciertas tareas > Los pacientes exigen que se reconozca el 33% de discapacidad automáticamente con el diagnóstico

Jacobo Caruncho | 03/12/2016

 

ley-discapacidad

 

Que una discapacidad no se vea, no quiere decir que no exista. Es lo que ocurre con la esclerosis múltiple, que las personas con esta patología tienen que convivir con los síntomas, que pueden incapacitar al paciente para realizar ciertas tareas, pero que muchas veces no son percibidos por la sociedad. Fatiga, problemas cognitivos, de movilidad, fallos en la visión, vértigo, problemas de incontinencia, de coordinación… son muchas las formas en las que la esclerosis múltiple le recuerda a los pacientes que la enfermedad está ahí. Y todas ellas merecen ser reconocidas y tenidas en cuenta. Porque el curso de la esclerosis múltiple es impredecible, y la enfermedad conlleva la incertidumbre. Hoy un paciente puede estar bien, pero mañana igual no.  Es por ello que las personas con EM reclaman a las autoridades que el diagnóstico de la enfermedad implique la concesión automática de la condición de persona con discapacidad en un grado de, al menos, el 33%.

La esclerosis múltiple avanza y deja efectos muy diferentes en cada paciente. Esto no es fácil de reflejar en el examen que hay que superar para obtener el certificado de discapacidad, debido a que los baremos existentes en la actualidad para medir el grado de afectación no son adecuados para los síntomas de la esclerosis múltiple y el resto de enfermedades neurológicas. Es por ello que las asociaciones de pacientes abogan porque haya un baremo específico para este tipo de patologías y se le otorgue al paciente un grado mínimo de discapacidad del 33% directamente con el diagnóstico.

Este reconocimiento tendría muchas ventajas para los afectados por la EM. En el mundo laboral, por ejemplo. Contratar a una persona con discapacidad tiene exenciones fiscales importantes, por lo que una persona con esclerosis múltiple sería atractiva para la contratación. Y saldrían beneficiadas las dos: la persona que contrata y el contratado. Pero no solo eso. Que se reconozca la discapacidad supondría beneficioso para el acceso al empleo público, para recibir ayudas físicas o económicas a la dependencia o para obtener plazas de aparcamiento reservado, evitando así situaciones de desprotección que se dan en la actualidad.

Y es que la discapacidad y la esclerosis múltiple deben ir de la mano. Cabe recordar que la EM sigue siendo, tras los accidentes, la segunda causa de discapacidad más frecuente entre los jóvenes españoles y la primera en discapacidad sobrevenida por enfermedad. Y esa discapacidad tiene que ser reconocida cuanto antes, simplemente con el diagnóstico de la enfermedad y dejar de lado todo un proceso burocrático complicado en el que, en muchas ocasiones, no se le reconoce al paciente el mínimo del 33% de discapacidad. Porque la esclerosis múltiple está ahí, aunque a muchos les cueste verla.

EL PARLAMENT BALEAR, UN EJEMPLO A SEGUIR

La reclamación del reconocimiento del 33% de discapacidad directamente con el diagnóstico no es una reclamación nueva. Las asociaciones de pacientes llevan años transmitiendo esta necesidad a las autoridades, si bien estas parecen no estar teniendo en cuenta todavía las exigencias del colectivo de pacientes. Aunque poco a poco, se empiezan a dar pequeños pasos. Sin ir más lejos, el pasado mes de noviembre el Parlament balear aprobó por unanimidad la petición al Gobierno central de que se cree un nuevo tipo de discapacidad basado en la especificidad de las enfermedades neurodegenerativas y el reconocimiento del 33 % de discapacidad para las personas que sufren este tipo de patologías.

 

Comentarios de Facebook

4 Responses to

  1. maria dice:

    En los baremos de discapacidad para EM sólo se contempla la posibilidad de un 65% de incapacidad en caso de q vayas en silla de ruedas. En mi opinión esta valoración es insuficiente porque los dolores crónicos q padecemos son responsables directos de nuestra incapacidad para acceder a un trabajo. Hablo por experincia

  2. adrian veliz dice:

    vivi en mallorca cuando comenzo mi enfermedad hace 15 años pero ahi no me supieron diagnosticar ya q el dr decia q tenia hernia de disco y me la diagnisticaron a la em en argentina donde me volvi a vivir, me encantaria poder volver a palma aunque ya no puedo caminar, igual eso no me hace bajar los brazos.

    • Federico dice:

      Hola Adrián, tengo em y vivo en Argentina. Te hago una consulta : sabes de algún grupo que siga y active con estas problemáticas en el país?

  3. […] Aunque una discapacidad no se vea, no quiere decir que no exista. Esto es lo que ocurre con la Esclerosis Múltiple y @EMPOSITIVOorg denuncia el baremo establecido a la hora de otorgar los grados de discapacidad en esta enfermedad y otras enfermedades neurológicas. Sin duda, las enfermedades que son tan imprevisibles deberían ser medidas de manera distinta. […]

Deja aquí tu comentario