Un emotivo relato de superación y positivismo

Desgarradora, alegre y emotiva. ‘100 metros’ es una montaña rusa de emociones que combina risas y lágrimas para meter al espectador en la vida de Ramón Arroyo y la realidad de la Esclerosis Múltiple

Andrea Carrasco (Madrid) | 03/11/2016

Dani Rovira y Alexandra Jiménez son Ramón e Inma en '100 metros' / FILMAX

Dani Rovira y Alexandra Jiménez son Ramón e Inma en ‘100 metros’ / FILMAX

La esclerosis múltiple se hace visible a través de la gran pantalla con la película ‘100 metros’, que este viernes llega a los cines. La cinta, ficción de Marcel Barrena después de su documental ‘Mon petit’, cuenta la historia de Ramón Arroyo (protagonizado por Dani Rovira), un padre de familia de 35 años que vive entregado a su trabajo y al que diagnostican esta enfermedad degenerativa.

Con la ayuda de su mujer, Inma (Alexandra Jiménez), Ramón decide decide afrontar la esclerosis múltiple entrenándose para una de las pruebas más duras del deporte, el Iron Man. Una historia basada en hechos reales que muestra de forma clara cómo es la vida de un paciente de esclerosis múltiple y cómo también afecta a sus seres queridos.

Barrena ha logrado transformar un relato dramático en una historia cargada de positivismo y superación, desde el momento en el que Ramón tiene el primer brote de esta enfermedad, conocida como la ‘enfermedad de las mil caras’, y le comunican que, en un año, no será capaz de caminar ni 100 metros. Inma, su mujer, personaje insustituible en esta historia, le apoyará desde el principio en ese camino lleno de obstáculos hasta alcanzar su objetivo.

Sin duda el mensaje no podría llegar con la misma intensidad de no ser por el elenco de actores elegidos por Marcel para llevar al cine una realidad como la de la esclerosis múltiple. Dani Rovira abandona la comedia para mostrarse brillante en su estreno dramático junto a Alexandra Jiménez y, juntos, logran convencer de que el relato no cobraría esa fuerza sin ellos.

Un reparto que convierte esta historia en una montaña rusa de emociones combinando sonrisas y lágrimas, y salpicada con un toque de humor gracias a Karra Elejalde, que encarna al padre de Inma, Manolo; un hombre gruñón que no ha superado la muerte de su mujer y al que no le gusta que su hija haya escogido a Ramón para compartir su vida. A pesar de la mala relación que le une a su yerno, finalmente será uno de los pilares fundamentales que empujarán a Ramón a cruzar su meta y darse cuenta de que rendirse no es el camino.

‘100 metros’ manda un rayo de esperanza y enseña las distintas formas de afrontar la mala suerte; pensar en lo que has perdido o, como hizo Ramón Arroyo, desarrollar ese afán de autosuficiencia y superación que te permite prosperar. Aunque el mensaje de positivismo es claro, la película no oculta que la esclerosis múltiple impide echar una mirada al futuro; pues esta enfermedad puede destruir en un día todos los avances logrados durante años. Tampoco deja de mostrar la historia de otros pacientes que, a diferencia de Ramón, no ven reversibilidad en sus brotes y deben aprender a vivir con sus limitaciones (como los personajes encarnados por David Verdaguer o Bruno Bergonzini; actor diagnosticado de esclerosis múltiple).

Desgarradora, alegre y emotiva, cuidando hasta el mínimo detalle, vuelve el buen cine español para divertir, enseñar y transmitir una realidad que afecta a casi tres millones de personas en el mundo.

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario