Almudena Movilla

 

ALMUDENA MOVILLA (Madrid) | 18/11/2016

Me llamo Almudena y tengo 38 años. Me diagnosticaron Esclerosis Múltiple Primaria Progresiva (EMPP) en 2004, así que llevo 12 años conviviendo con la “Escle”. Durante los inicios di vueltas por distintos especialistas y neurólogos sufriendo una y otra vez pruebas y pruebas, incluso me desplacé a Navarra para hacerme un examen exhaustivo. Hasta que por fin encontré un gran equipo médico y humano, el del Doctor Arroyo en el Clínico San Carlos, que llevaron mi caso de manera integral. Me resistí a asumir la enfermedad y me rebelé llevando una vida desordenada para demostrarme que yo seguía siendo una súperwoman. Trabajaba en Telefónica Móviles, en Desarrollo de Negocio; viajaba mucho y me consideraba una ejecutiva agresiva. Estaba enamorada de mi actual marido, David, que ha sido fundamental en mi vida, máxime siendo un hombre, que parece que huyen más que las mujeres cuando su pareja es diagnosticada tan joven. Me refugié en el deporte aunque poco a poco fui empeorando y mis facultades me iban impidiendo practicarlo al 100%.

Al cabo de unos años de resistirme a ir a una asociación por miedo a verme proyectada en la gente más afectada, sucumbí y acudí a la Fundación Esclerosis Múltiple de Madrid (FEMM). Fue una decisión de la que no puedo estar más agradecida: hice rehabilitación grupal, en domicilio, terapia ocupacional, yoga y por fin cedí ante mi creencia de ser superwoman y decidí ir a la psicóloga, que me ayudó a comprender la enfermedad, mis reacciones, a convivir y a aceptar la EM.

Yo, junto a mi marido y mis dos hijos, motor de mi vida

Yo, junto a mi marido y mis dos hijos, motor de mi vida

Por otra parte, como tengo la primaria progresiva no he tenido medicación, aunque afortunadamente actualmente hay más investigación. Además, al pasar dos embarazos, mi cuerpo ha sufrido bastante deterioro. Con el último sufrí unos dolores neuropáticos tan horribles que, al no poder medicarme, me quedé en la cama y la consecuencia fue la atrofia de las piernas. Por lo que a día de hoy no puedo caminar. Sin embargo, sigo luchando cada día para poder seguir avanzando y, sobre todo, intentando que mi familia no sufra las consecuencias en la medida de lo posible… Tengo 2 niños, uno de 8 y otro de 2 años. Ellos son mi motor, mi vida y mi motivación. Mi familia y yo somos un ejemplo de RESILIENCIA, que es mucho más que resistencia. Es la capacidad de forjar un comportamiento vital positivo pese a las circunstancias difíciles. Una actitud positiva ante la vida.


 

comparte-historia

Si tú también quieres compartir tu historia haz clic aquí o escríbenos a emprimerapersona@empositivo.org,
¡Tu historia puede ser útil para otr@s!

 

 

Comentarios de Facebook

13 Responses to

  1. Lorena Lago dice:

    Todo un ejemplo de superación diaria. Para mi si eres una superwoman. Mi enhorabuena para ti y tu equipo 🙂
    Esperemos que pronto haya avances en lo que se refiere a tratamientos para la Esclerosis Progresiva Primaria. La investigación está avanzando mucho y muy rápido.

  2. Noelia dice:

    Almudena, pars mi eres todo un ejemplo ya lo sabes! La resilencia es la mejor capacidad que puedas desarrollar.
    Tienes una preciosa familia, y una actitud inmejorable.

    Un beso enorme!!!

    Noe

  3. Almudena, eres un ejemplo a seguir para todos. Tienes una familia maravillosa y un marido de Dios.
    Sigue luchando. Un besazo guapa

  4. Ana dice:

    Q valentía Almudena….Yo te conozco del Clínico,y de compartir al mejor…..a Rafa, q yo le echo mucho de menos, tanto, q me fui del Clínico . La última vez q te vi estabas allí esperando ser vista por el nuevo , q no me acuerdo de su nombre , espero que te vaya bien con el . Te deseo mucha suerte. Tu te lo mereces?

  5. Julio F Corpas dice:

    Hola Almudena. Desde la distancia sigo tu lucha y, quiero que sepas que eres una mujer coraje. Súper valiente, una excelente persona y compañera de trabajo infatigable. Recuerdo con cariño vuestra visita en Málaga hace muchos años 🙂 Espero y deseo que se encuentren tratamientos para curar y/o mejorar la calidad de vida de los pacientes. Hay excelentes investigadores y doctores y más pronto que tarde serán una realidad. Un besote para ti y los peques y, un abrazo para David. Mucho ánimo!

    • Almudena dice:

      Hola Julio, te agradezco mucho tus reconfortantes palabras y deseos!! Ojalá que pronto tengamos buenas noticias ☺️ Que tiempos aquellos en Serrano Galvache, que buen ambiente y que risas nos echábamos. Un fuerte abrazo

  6. Ana Martínez Jiménez dice:

    Sin duda sois un gran ejemplo de resiliencia,que nos llega a todos los que estamos alrededor,contagiàndonos vuestra manera de vivir,sentir y ver la vida.Ahí está el éxito,en la actitud.Quizás alguien pueda pensar en la “suerte” de familia que tienes Almudena,yo sé que no es cuestión de suerte,David es maravilloso pero es justo lo que tú mereces y vuestros hijos,reflejan vuestra esencia.Esa ESENCIA que no me canso de decirte que es lo que realmente importa de las personas,el físico puede cambiar,la esencia es mucho más,traspasa cualquier barrera física.Os quiero.Mucho ánimo a todas las personas con EM,deseo que el ejemplo de Almudena os ayude a sentiros mejor y a tener la mejor actitud,la más positiva,no se pierde nada por tenerla y lo que se gana es incalculable.GRACIAS ALMU.

  7. Sonia Sarrate dice:

    Un ejemplo, como siempre, Almu!! Te admiro mucho y pienso mucho en tí, y en lo maravilloso que es lo que has decidido haver con tu vida en estos 12 años. Te mereces lo mejor. Espero verte pronto. Besos

  8. Javier Campos Bueno dice:

    Almudena ¡qué gran suerte tuve cuando te conocí en la Facultad de Psicologia! Fue una gran suerte para mí y para tus compañeros Obras son amores y para hablar de resiliencia con vosotros no hacían falta palabras Bastaba con conocerte para saber de qué estábamos hablando: eres todo un ejemplo de actitud positiva ante la adversidad La prueba está a la vista: sois una gran familia feliz Sigue así, nos gusta saber de vosotros

Deja aquí tu comentario