Una bicicleta con Esclerosis Múltiple

La medallista paralímpica Carol Cooke diseñó a principios de año una bicicleta que simula algunos síntomas de la enfermedad para concienciar a la sociedad sobre la realidad de la EM

EMPOSITIVO | 23/11/2016

Bicicleta con Esclerosis Múltiple, diseñada para concienciar sobre los síntomas de la enfermedad

Bicicleta con Esclerosis Múltiple, diseñada para concienciar sobre los síntomas de la enfermedad

 

Probablemente sea la bicicleta más difícil de manejar. Su manillar no está centrado, las pesadas ruedas dificultan avanzar y el sillín no es nada cómodo. Pero todo esto tiene una explicación: la bici tiene Esclerosis Múltiple. La medallista paralímpica Carol Cooke (diagnosticada de EM en 1998) está detrás de este proyecto, que busca concienciar a la gente de las dificultades a las que se enfrentan a diario las personas que conviven con la enfermedad. Un equipo liderado por la propia Cooke, formado por neurólogos, fisioterapeutas, mecánicos de bicicletas y personas con EM, puso en marcha esta campaña de visibilización a principios del presente año con motivo del décimo aniversario de la MS Melbourne Cycle, una carrera solidaria en bicicleta que se celebró el pasado mes de marzo en Melbourne (Australia).

Quien se sube a esta bicicleta puede llegar a hacerse una idea de lo que supone la Esclerosis Múltiple, pues todo está diseñado para que así sea. Pérdida de equilibrio, espasticidad, dolor, mareos… son algunos de los síntomas de la EM que refleja esta bici.  El peso de los materiales utilizados en las ruedas de la bicicleta se suma a la resistencia que debe soportar el ciclista para mover la bici hacia adelante, enfrentándose así a uno de los síntomas más comunes de la EM: la fatiga. Además, los dientes rotos del engranaje provocan que la bicicleta se deslice de forma impredecible, lo que reduce la capacidad del ciclista para controlar la velocidad, la dirección y el impulso. Estamos hablando de otro de los síntomas que más se repiten en la EM: la espasticidad.

Una curva en la estructura del marco de acero altera el equilibrio de la bicicleta, produciendo así un vaivén irregular de un lado al otro cuando se corre a gran velocidad, como cuando las personas que tienen Esclerosis Múltiple sufren pérdidas de equilibrio. El sillín tampoco está hecho para ser cómodo: está incorrectamente diseñado para recorrer largas distancias, y ajustado a un nivel que causa malestar. Es decir, el sillín de esta bicicleta se convertirá en doloroso a medida que el ciclista avanza en su carrera. Además, una leve curva en la horquilla, en combinación con las ruedas trucadas, hará que la bici se mueva de forma errónea, eliminando la capacidad del ciclista de mantener una línea constante y haciéndole sentir los mareos comunes de la EM. Además, los rodamientos de bolas ocultas debajo de la cinta de los manillares acentúan las vibraciones en la parte superior del cuerpo del ciclista, lo que produce una sensación de alfileres y entumecimiento.

Fatiga, espasticidad, desequilibrio, mareos… la bicicleta es toda una metáfora de la Esclerosis Múltiple. Gracias a ello, la campaña ha conseguido concienciar a la sociedad de la realidad de la Esclerosis Múltiple. «La gente no entiende por qué estás enfermo, porque de hecho no parece que estés enfermo», explica una paciente en el vídeo promocional de la bicicleta. Ahora, gracias a esta genial idea de Carol Cooke, la gente podrá conocer un poco más la realidad de los pacientes que conviven con la múltiple.

Aquí el vídeo promocional de la bicicleta (en inglés):

 

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.