Paula Pereira: “Sabía que el día de mañana iba a tener fastidiado encontrar trabajo”

“Parece que estoy perfectamente pero esto demuestra que no es así; tengo que hacer un plus de esfuerzo”, explica la joven, a la que le acaban de reconocer el 33% de discapacidad

Jacobo Caruncho | 03/12/2016

paula-pereira

Paula Pereira muestra sonriente la tarjeta que acredita su discapacidad por la esclerosis múltiple

 

“Querida gente, me complace comunicar que toda la fatiga, calambres, adormecimientos, hormigueos, carreras al baño, visión borrosa, doble, oscurecida, dolores, espesuras mentales, pérdidas de hilo, vértigos ante las escaleras, pérdidas de equilibrio y demás ha sido reconocida. Me han concedido el dichoso 33% de minusvalía, justificando que mi esfuerzo para verme como me véis va muy por encima de mi 100%”.

Con estas palabras celebra Paula Pereira (@viviEMdo) que, tras más de un año de espera y un largo proceso burocrático, ha conseguido algo que muchos pacientes con esclerosis múltiple buscan: el reconocimiento del mínimo de discapacidad del 33%.

 

– ¿Qué te llevó a solicitar la discapacidad?

– Sabia que el día de mañana lo iba a tener fastidiado sin eso para encontrar trabajo. Y vi necesario que se reconociera que si fallo en algo no es que no me esfuerce.

– ¿Cómo fue el examen?

– Me pusieron pegas al informe de mi neurólogo, por lo que tuve que desfilar por consultas para conseguir más evidencias de que no me inventaba nada. Entre los nervios que ya llevaba y la tensión del momento se me hizo duro. Pero bueno, ha valido la pena.

– ¿Qué pegas le ponían al informe?

– Concretamente que mi neurólogo ponía que padezco neuropatía óptica severa, pero que eso tenía que firmarlo un oftalmólogo tras realizar la prueba de potenciales evocados, de la que mi médico disponía. ¡Como si él pudiera mentir en un informe médico!

– A algunas personas se les hace eterno el proceso burocrático hasta conseguir el reconocimiento de la discapacidad. ¿En tu caso también fue así?

– Tuve que ir a tres consultas, pero ya contaba también con el día de volver al tribunal, más citas médicas que ya tenía (tuve que faltar mucho a clase, al estudiar fuera no puedo desplazarme a diario) y sólo me daban 90 días para todo, la de urología la aparque porque no me iba a dar tiempo

– ¿Cuánto tiempo pasó desde que solicitaste la discapacidad hasta hoy?

– El 15 de septiembre del año pasado. Lo bueno es que es de carácter retroactivo

– En tus redes sociales comentas que este reconocimiento “justifica que mi esfuerzo para verme como me veis va muy por encima de mi 100%”…

– Creo que sí. Parece que estoy perfectamente pero esto demuestra que no es así, que tengo que hacer un plus de esfuerzo.

– Y una última pregunta. ¿Cómo va a cambiar tu vida el hecho de tener reconocida la discapacidad?

– En un futuro cercano acabaré la carrera y trabajaré de farmacéutica como siempre quise. Mi jefe no va a dudar en contratarme si ve que lo doy todo pero el Estado le concede privilegios por contratarme. Y ahora con matrículas universitarias gratuitas sé que me voy a pasar la vida estudiando, con mucha calma y sin ser lo prioritario.

 

Comentarios de Facebook

One Response to

  1. Patricia dice:

    Me alegra mucho que una compañera de fatigas haya conseguido tal grado. Llevo buscando trabajo desde que finalicé mis estudios académicos en 2008, diagnosticada de EM desde 2012. No busco trabajo, tiré la toalla hace tiempo. Igual que mi sueño de ser madre, también tiré la toalla. Siento desde hace años que mi vida está abocada a no vivir y tan solo observar cómo otros viven; la desesperanza es una causa del abandono de la administración estatal.

Deja aquí tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.