Asier de la Iglesia: “Si las personas de tu entorno no saben que tienes EM, el trabajo en equipo, algo tan importante, es imposible”

“No resulta muy agradable que te pregunten por los huesos y tener que corregir a todo el mundo”, explica el exjugador de baloncesto en la liga EBA, que ahora trabaja con personas con discapacidad

Jacobo Caruncho | 17/12/2016 

Asier de la Iglesia

Cuando a Asier de la Iglesia (Zumárraga, 33) le diagnosticaron esclerosis múltiple, supo coger el toro por los cuernos y no venirse abajo tras el diagnóstico. Su frase preferida, explica, es “no esperes que pase la tormenta , aprende a bailar bajo la lluvia”. Y así afronta él su día día. A pesar de haber dejado de jugar profesionalmente al baloncesto, su pasión por este deporte le sigue acompañando. Ahora, consciente de la importancia de visibilizar la enfermedad, Asier dedica parte de su tiempo a realizar campañas de recaudación y tira de contactos para contribuir a la causa.

– En la guía de Merck para el deporte dices “en la EM, como en el deporte, hay que jugar en equipo” ¿A qué te refieres, cuál es ese equipo?

– Me refiero a cuando jugaba al baloncesto; necesitaba la ayuda de todos como entrenadores, jugadores, directiva, médicos… para que consiguiésemos los objetivos de la temporada. Y con la esclerosis múltiple necesitas lo mismo: familia, pareja y sobre todo confianza en tu neurólogo para que la enfermedad vaya lo mejor posible.

– ¿Cuál es la importancia del deporte en la EM?

– Al igual que para las personas que no tienen EM, hacer deporte es beneficioso para la salud. Considero que las personas con esclerosis múltiple también debemos realizarlo, evidentemente adecuado a las características de cada uno con la ayuda de un preparador físico.

– Has llevado a cabo numerosas campañas de recaudación de fondos y de visibilización de la enfermedad, ¿Qué supone todo esto para ti? ¿Qué importancia le das a la visibilización?

– Al estar vinculado al mundo del deporte gracias a mi profesión, me vi capacitado y en parte en la obligación de usar mis contactos para contribuir a la causa, teniendo en cuenta la situación que la asociación de mi provincia sufría en aquellos momentos. Al fin y al cabo, gracias a la visibilización se da a conocer la enfermedad al resto de la población, se informa sobre los síntomas, sobre en que consiste… pues no resulta muy agradable que te pregunten por los huesos y tener que corregir a todo el mundo.

– El premio de Merck ‘Con la EM’ que recibes el próximo lunes es todo un reconocimiento a tu labor, ¿cómo lo recibes?

– Sin duda como una palmadita en la espalda, un “sigue así Asier”.

– Hay gente que no “sale del armario”, que oculta la enfermedad por temor al qué dirán o a que tenga repercusiones sociales o laborales, ¿Qué le dirías a esa gente?

– Está claro que cada persona es un mundo, hay que respetar a todos los pacientes. Nadie sabe la situación de cada persona, de cada familia, lo que puede acarrear a las personas de su entorno, del trabajo, la revelación de algo tan importante. Cada uno tiene que valorar qué es lo que puede ganar o perder explicando la situación. Evidentemente si las personas de tu entorno no saben acerca de ello, el trabajo en equipo, algo tan importante, es imposible.

– ¿Cómo te ha afectado a ti la esclerosis múltiple a nivel personal?

– A nivel personal hago una distinción entre el plano emocional y el plano físico. Físicamente arrastro alguna que otra secuela de los brotes sufridos pero emocionalmente considero que no me ha influido en prácticamente nada.

– ¿Y en el ámbito profesional?

– Quizás este haya sido el cambio más significante en mi vida, de ser jugador profesional de baloncesto a trabajar en un taller mecánico y jugar a baloncesto para divertirme.

– Trabajas con personas con discapacidad, ¿Qué te motivó a ello? ¿Compaginas bien trabajo y EM?

– Al darme el 40% de discapacidad me salió la posibilidad de trabajar en Gureak, un taller protegido para personas con discapacidad. Como trabajo la jornada completa de pie, hay tardes que se me hacen muy largas…. pero suelo intentar reservarme para llegar fresco al entrenamiento.

– ¿Cuáles son tus retos diarios, las barreras que tienes que superar?

– Mi vida que siempre ha sido muy movida y sigue siendo, esa es mi mayor barrera. Muchos días salgo de casa a trabajar a las 7 de la mañana y termino de currar a las 17:00 y de allí voy directo a entrenar y hasta las 20:00 no llego a casa . Sé que no es saludable esta vida tan movida , pero mientras pueda lo intentaré hacer .

– Leí por ahí que lo primero que haces por la mañana es sentarte en la cama y pararte a pensar antes de arrancar la jornada, ¿En qué piensas en esos momentos?

– La verdad es que muchos días pienso en cosas diferentes , pero la mayoría pienso: “otro día que estoy bien, a por ello “.

– También tendrás tus días de bajón…

– La verdad es que no he tenido ningún día de bajón, pero tuve opciones. Porque me obligó a dejar mi profesión, que ha sido y es mi vida . Pero mi frase preferida es “no esperes que pase la tormenta , aprende a bailar bajo la lluvia”. La llevo a cabo o lo intento al 100%. Porque en redes leemos muchas frases motivadoras, bonitas, pero que sirven para aplicarlas en tu vida.

 

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario