Cansado de estar cansado: la fatiga en la Esclerosis Múltiple

La fatiga es el síntoma que más se repite en la EM, difícil de explicar y de percibir por los demás > Interfiere en la calidad de vida  y puede llegar a ser discapacitante y causar bajas laborales

EMPOSITIVO | 17/01/2017

 

La fatiga es el síntoma por excelencia de las personas con Esclerosis Múltiple. Raro es el paciente que, algún día, no se siente cansado nada más despertarse. Difícil de percibir -y muchas veces entender- por los demás, pero ahí está: hasta un 90% de las personas con EM asegura sufrir la fatiga. Puede entenderse como algo común, normal, pero las personas que conviven con la fatiga saben que ésta puede llegar a convertirse en un serio problema, ya que interfiere en la calidad de vida de los pacientes.

La fatiga es diferente para cada uno de los afectados: a algunos les provoca un cansancio insoportable, mientras que en otros hace empeorar los síntomas de la EM, como las alteraciones visuales, las dificultades para concentrarse, la memoria, la movilidad o los espasmos musculares.

Son muchas las causas que pueden influir en el aumento de la fatiga: la propia enfermedad, los trastornos del sueño, el aumento de la temperatura ambiental, la el estrés, la depresión, la medicación… La fatiga puede ser uno de los síntomas más discapacitantes para las personas con EM, además de uno de los principales motivos que llevan a la baja laboral.

La fatiga en la EM se divide en dos grupos: la primaria y la secundaria. En el primer caso, la fatiga aparece como resultado directo del daño al sistema nervioso central y se manifiesta de distintas formas: como un cansancio insoportable que no está relacionado directamente con la participación en una actividad o ejercicio (lasitud); como fatiga “neuromuscular”, que se produce en grupos de músculos específicos, por ejemplo, en la mano después de escribir durante un breve periodo de tiempo; y la fatiga provocada por un aumento de la temperatura corporal.

La fatiga secundaria, por su parte, aparece como consecuencia de otros factores que no están directamente relacionados con la Esclerosis Múltiple: las alteraciones del sueño, las infecciones (pueden aparecer síntomas que deriven en fatiga, por ejemplo, con la gripe o un resfriado), el ejercicio, la medicación, la depresión o las características del entorno laboral.

CONTROL DE LA FATIGA

La fatiga debe ser tratada como cualquier otro síntoma de la EM, y más teniendo en cuenta las repercusiones que puede llegar a tener en el día a día del paciente. La fatiga exige un enfoque coordinado que conlleva la participación e implicación activas de familiares y amigos, así como de profesionales sanitarios. Muchas de las personas con EM llegan a creer que sus relaciones personales se ven perjudicadas porque los demás no comprenden cómo le afecta la fatiga.

Cuando la fatiga hace acto de presencia, y lo hace para quedarse, lo mejor es recurrir a una ayuda profesional que nos explique los recursos necesarios para economizar nuestra energía, ejercicios para aumentar la resistencia, técnicas de relajación y respiratorias, cómo evitar fuentes de calor…


Fuentes:
Fatiga y Esclerosis Múltiple / Esclerosis Múltiple España
Conoce la Esclerosis Múltiple / FEM

 

 

 

Comentarios de Facebook

4 Responses to

  1. A estas alturas, ya no me preocupa lo que piensen.
    Siempre lo he dicho, sólo cree en mí.
    Confía en mí. No pido que lo entiendan, yo tampoco lo entiendo.
    Por otra parte he conseguido controlarla un poco.
    Antes, en el 2006 más ó menos me decían descansa, no hagas ejercicio.
    Luego se demostró, ó por lo menos fué cuando a mi me lo dijeron que la rehabilitación era lo mejor para la fatiga. Y la relajación, yoga. Meditación..pero ésto si que lo practicaba antes y ya sabía lo importante que es la parte emocional.
    Suerte para lo que siempre he sentido que es lo peor de la EM.

  2. angu dice:

    Hay días q mi energía está a tope, pero hay días q ya me levanto cansada, tengo q hacer pausas para realizar las tareas diarias,y también hay días en los que, me obligó más de la cuenta,y cuando consigo terminar y me siento ya soy incapaz de moverme,mis rodillas no responden

  3. Laura L Mendiet dice:

    Es difícil, no podemos hacer planes ya que no sabemos cuándo es menor o mayor este molesto síntoma.

  4. Arlette dice:

    Mi novio la sufre y tomamos lapsos de descanso, preferimos ver pelis en casa o simplemente vernos para platicar en casa. Definitivamente me he dado cuenta de que el calor lo afecta mucho

Deja aquí tu comentario