El frío en la Esclerosis Múltiple: ¿amigo o enemigo?

Una caída drástica de las temperaturas puede repercutir en los síntomas de la EM, pero a algunos pacientes parece sentarles bien el invierno > El frío afecta con menos frecuencia que el calor

EMPOSITIVO | 19/01/2017

 

Los cambios de temperatura y la Esclerosis Múltiple, muchas veces, no se llevan bien. El exceso del calor o frío pueden despertar algunos de los síntomas de la enfermedad y afectar a la calidad de vida del paciente. Aunque mucho se habla sobre los síntomas que arrastran las altas temperaturas en verano, en invierno también podemos sufrir los efectos del frío. Una caída drástica de las temperaturas puede repercutir en los síntomas de la EM, si bien no influyen en el transcurso de la enfermedad. Pero a algunos pacientes, incluso, parece sentarles bien el invierno.

Son muchas las señales que nos puede enviar nuestro cuerpo cuando empieza a notar un descenso de las temperaturas, como ocurre especialmente en los meses de invierno ¿Lo recomendable? Buscar técnicas para evitar sufrir los efectos del frío, abrigándose mucho (por muy obvio que parezca), tomando comidas y bebidas calientes, manteniéndose en lugares en los que la temperatura sea adecuada…

El frío afecta a los síntomas de la Esclerosis Múltiple con menos frecuencia que el calor. Pero para algunos pacientes se hace notar. Aunque a día de hoy se desconoce la causa del efecto que tiene el frío en las personas con EM, en esta época del año suelen sufrir especialmente un empeoramiento de los síntomas sensoriales y de los problemas de movilidad. El frío puede, además, provocar espasmos o tirantez muscular.

Como ocurre con la percepción del calor, la Esclerosis Múltiple puede causar cambios en la percepción del frío en la piel. Es por ello que no es aconsejable aplicar bolsas de agua caliente directamente sobre la piel de la persona afectada. Pero sí hay varias formas de prevenir el frío que, aunque puedan resultar obvias, cabe recordar:

  • Es importante utilizar ropa adecuada cuando hace frío. La ropa apretada puede ser dolorosa y llegar a provocar espasmos. Quienes tengan este problema deben descartar las prendas térmicas apretadas. Una buena solución es llevar varias capas de ropa holgada.
  • Los gorros, las bufandas y los guantes son de gran utilidad para conservar el calor.
  • Utilizar almohadillas de calor y calentadores de manos.
  • Las comidas y bebidas calientes ayudan a mantener el cuerpo caliente. Llevar un termo permite evitar desplazamientos innecesarios al microondas o al hervidor.

Algunos pacientes ven como los síntomas de la EM se acentúan con las bajas temperaturas, pero para otros ocurre todo lo contrario y el invierno se convierte en su mejor aliado en lo que a la enfermedad se refiere. Son varios los estudios que se han llevado a cabo (principalmente en EEUU) para conocer la relación que hay entre las temperaturas y la Esclerosis Múltiple. Y aunque no hay nada en claro, sí que hay datos que invitan a reflexionar.  Los científicos han notado durante mucho tiempo un vínculo entre los cambios estacionales y los síntomas de la EM. Se han planteado diversas teorías sobre cuál puede ser la causa de esto, desde fluctuaciones en los niveles de vitamina D hasta la incidencia de los rayos UV e infecciones de tracto respiratorio superior.

Los investigadores del Centro Ann Romney para Enfermedades Neurológicas (Ann Romney Center for Neurologic Diseases) en el Hospital de Brigham y Mujeres de los EEUU, junto con científicos de otros institutos de investigación, decidieron avanzar en la investigación. Después de controlar a 139 personas con recaídas y remisiones de EM durante un año, el equipo descubrió que las tasas de recaída eran en efecto más bajas durante el otoño y el invierno que durante otras épocas del año, de hecho, casi un tercio más bajas (32 %).

 


Fuentes:

 

 

Comentarios de Facebook

5 Responses to

  1. MS dice:

    En mi caso el invierno en Chile me cae bien y no presento efectos negativos. El calor si y aunque nací en tierra caliente, el calor me hace dar oleadas de calor con sudor incluído.

  2. Itziar Vidal dice:

    Esta noticia es sin mas….no incide mas en personas con EM…el frio afecta mas si tienes pocos recursos..un gran drama no poder encender un radiador..o tener gas..por desgracia cada vez hay mas personas pobres trabajando

    • EMPOSITIVO dice:

      Hola Itziar,

      Razón no te falta. Por desgracia, la falta de recurso hace que mucha gente tenga que sufrir cada día este frío invernal. Pero lo que queremos decir es que, con el frío, a algunas personas con EM se le acentúan los síntomas de la enfermedad: problemas sensoriales, de movilidad, espasmos, tirantez muscular… independientemente de los recursos.

      Yo, por ejemplo, pierdo la sensibilidad en mi pie derecho cuando el frío acecha

  3. Luisa dice:

    Durante alguns anos o frio desencadeou alguns surtos. Já não tenho surtos desde 2007…mas reconheço que os picos de temperatura me deixam nais combalida. Aprendi a getir a fadiga em função do calor….e a proteger-me especialmente do frio.
    Bjnhs de inverno ( vivo no Minho em Portugal )

Deja aquí tu comentario