JACOBO SANTAMARTA (Vigo) | 27/01/2017

Tengo 31 años y fui diagnosticado de EM en 2007. Al principio no tenía ni idea de lo que significaban las palabras “esclerosis múltiple” y tampoco era consciente de cuáles podían ser sus consecuencias. De hecho, creo que esta es la parte más dura de todas: vivir con la incertidumbre de no saber qué te va a pasar y cómo te vas a enfrentar a la situación en cada momento.

Tuve mis primeros síntomas en el año 2004 cuando estaba trabajando de camarero a la vez que estudiaba Derecho. Por aquel entonces ni siquiera pensé en ir a ver a un médico ya que supuse que se debía al cansancio o al estrés. Cuando finalmente fui y me dijeron cuál era el diagnóstico estaba seguro de que no me iba a cambiar la vida. Así que continué con mis estudios a pesar de que el tratamiento me cansaba y  hacía complicado ir a clase y mucho más ir a trabajar.

Continuando con mi vida de la forma lo más normal posible y después de haber estado en Alemania de ERASMUS unos años antes, conseguí otra beca, esta vez en EE.UU. donde hice otro año de intercambio de estudios. Cuando volví a España, dado que no tenía ningún síntoma grave en ese momento, decidí mudarme a Madrid para hacer un Máster en Derecho durante un año. Estuve estudiando el máster a la vez que lo compaginaba con algún que otro trabajo para poder subsistir.

Pero durante los dos últimos meses de ese curso comencé a sentir algunos síntomas por lo que tras terminar, volví a Vigo y pasé dos semanas en el hospital. Cuando salí todavía tenía alguno de esos síntomas pero aún estaba empeñado en seguir teniendo una “vida  normal”. Después de un año en paro, encontré un trabajo y, dado que no estaba del todo contento con él, me centré en mi campo profesional, estudiando y aprobando el examen oficial para ser Agente de la Propiedad Industrial (Patentes y Marcas), tema sobre el que escribo semanalmente en mi blog (todolosderechosreservados.blogspot.com.es).

En la actualidad, estoy de baja porque no me encuentro del todo capaz para seguir desarrollándolo al ser en una ciudad distinta (en A Coruña) donde tengo que vivir por mi cuenta y demás; pero eso no evita que continúe estando activo en otros campos, pues estoy haciendo el doctorado en el tema al que antes hacía referencia.

Por otra parte estoy muy involucrado en la Asociación Viguesa de EM así como en la Asociación a nivel España, donde trato de representar a los socios más jóvenes. Lo que trato de decir es que no debemos permitir que nadie nos diga cuáles son nuestros límites y qué es lo que podemos hacer o no. Esta enfermedad es complicada, pero distinta en cada persona por lo que nadie sabe cómo vas a evolucionar.

En definitiva, mi consejo es: vive lo mejor que puedas y haz todo lo que quieras y no dejes de pensar siempre EMPOSITIVO.


comparte-historiaSi tú también quieres compartir tu historia haz clic aquí o escribe a emprimerapersona@empositivo.org,
¡Tu historia puede ser útil para otr@s!

 

 

 

Comentarios de Facebook

One Response to

  1. Miguel Alonso dice:

    Hola Jacobo:

    Ánimo y continúa el camino. La lectura de tus palabras a mi me ayudan.

    Gracias

Deja aquí tu comentario