SARA SANCHÍS | 10/02/2017

Es la primera vez que escribo hablando de mi EM. Tengo 43 años y las Navidades de 2015 fueron las peores de mi vida. Es verdad que nunca se te puede olvidar la primera vez que oyes esclerosis múltiple. Yo la escuché en una consulta de urgencias de boca de un neurocirujano. Era mi tercera visita a urgencias en menos de 15 días. Me quedé tan en shock cuando me dijeron que lo más probable era que tuviera EM que no pude ni reaccionar. Salí a esperar a que me llevaran a hacer una resonancia y lágrimas empezaron a brotar de mis ojos. Por mi mente pasaron miles de pensamientos, he de decir que ninguno positivo.

En la consulta el médico me confirmó mis temores. “Tienes esclerosis múltiple”, ¡qué mal suenan esas palabras!. Me enseñó la resonancia y empezó a decirme que me iban a ingresar, poner un tratamiento… yo ya no escuchaba nada, sólo pensaba en que no podría volver a mover mi mano, que iba a acabar en una silla de ruedas, que por qué a mi si nunca había estado enferma…

Cuando por fin pude reaccionar les pregunté si por favor me podían hablar un poco en qué consistía la enfermedad. Recuerdo como si fuera ayer estar en la sala de observación de urgencias llamando a mi marido por teléfono diciéndole que me iban a ingresar. Allí estaba yo, llorando desconsolada.

Ya ha pasado un año desde aquello y sí que ha cambiado mi vida. Inevitablemente nos cambia, quien diga lo contrario miente. Aún estoy en proceso de adaptación a los pinchazos, a la fatiga… pero luchando para superarme día a día. Tengo dos hijos, una niña de 11 y un niño de 9. Tengo a mi marido. Ellos son mi motor.

Es muy importante hablar con alguien que ha pasado por lo mismo que tú. Nadie te puede entender mejor. Yo lo hice y me sirvió de mucho. Si de algo pueden servir estas palabras a alguien con EM me sentiré contenta. La vida te cambia pero puedes seguir adelante con ella. La vida es una continua lucha y esta es la nuestra. Alienta mucho poder leer experiencias e historias de otras personas que como tú tienen esta enfermedad. Ánimo desde aquí a todos los que tenemos EM. Hay una que nos une.


comparte-historiaSi tú también quieres compartir tu historia haz clic aquí o escribe a emprimerapersona@empositivo.org,
¡Tu historia puede ser útil para otr@s!

 

 

 

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario