Cambios de temperatura: el reto de Paula y sus pies fríos

Los cambios de temperatura afectan a la forma en que los mensajes viajan a través de los nervios del cerebro, empeorando así los síntomas de la Esclerosis Múltiple

EMPOSITIVO | 15/11/2016

Paula lleva ocho años conviviendo con la Esclerosis Múltiple. Como muchas personas diagnosticadas con la enfermedad, Paula se enfrenta a diario a cambios de temperatura que, en su caso, afectan en especial a sus pies. “Suelo tener los pies fríos, o más bien congelados. Es una sensación muy incómoda, una sensibilidad extraña de entumecimiento. No importa cuántos calcetines, mantas o fuentes de calor o agua caliente me aplique, siempre están fríos”, explica. Ahora, gracias al proyecto The World vs MS (El Mundo contra la Esclerosis Múltiple), la sociedad puede aportar sus ideas para dar una solución al reto al que, como Paula, muchas personas con EM se enfrentan a diario.

Todos los días, aunque fuera no haga frío, los pies de Paula parecen dos iglús. Como sus pies están helados, ese frío se transmite al resto de cuerpo. Ella se pone una gran cantidad de capas de ropa tratando de entrar en calor y, mientras todos sus amigos llevan ropa de verano, ella parece estar en pleno invierno, lo que le hace sentirse “fuera de lugar”. Desde calcetines de montaña hasta mantas eléctricas, Paula ha probado de todo, pero sin éxito. Nada funciona y este problema empieza a afectar a todos los aspectos de su vida. Como ella, muchas personas con EM se ven afectadas por los cambios de temperatura y sufren consecuencias tanto por el frío como por el calor. Y, aunque para algunos pueda parecer un problema secundario, no lo es. Los cambios de temperatura afectan a la forma en que los mensajes viajan a través de los nervios del cerebro, que se ven dañados por la Esclerosis Múltiple, empeorando así los síntomas de la enfermedad.

Al igual que en el caso de Paula, el frío es un problema para muchas otras personas con EM, mientras que cerca del 58% de las personas diagnosticadas tienen dificultades para tolerar el calor. Son muchos los retos recibidos en The World vs MS que tratan este tema, tanto en lo que al frío como al calor se refiere. “Al no poder patear el edredón en la cama si tengo los pies demasiado calientes, me quedo atrapada ahí en una sauna o quito el edredón y una hora más tarde me despierto temblando de frío”, explica una paciente de Reino Unido. “Si paso demasiado calor en el gimnasio, algunos síntomas reaparecen, como los pinchazos en las piernas”, añade otra persona.

Queda patente que los cambios de temperatura preocupan a las personas con Esclerosis Múltiple. ¿Y si juntos le buscamos una solución? Gracias al proyecto The World vs MS, hasta el próximo 22 de noviembre se podrán presentar ideas para dar una solución al problema de Paula. Tienen que ser soluciones viables, prácticas y que puedan llegar al mayor número de pacientes posible. Las propuestas deben ser realizadas mediante el envío de un vídeo de entre uno y tres minutos (a través de este formulario) en el que se explique la propuestas, pudiendo incluir esbozos de la misma, una presentación o un plan de negocio. Todo el mundo se puede presentar, no tienes que ser profesor de diseño o innovador especialista. Sólo necesitas una idea original que responda a las necesidades. La idea ganadora contará con un presupuesto de hasta 100.000 euros para ser llevada a cabo.

 

 

 

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.