Copaxone pasa a ser apto en el embarazo

La farmacéutica Teva anuncia que, tras un análisis de más de 8.000 embarazos, se modifica la ficha técnica del tratamiento, que se podrá mantener en las embarazadas con EM en casos justificados

EMPOSITIVO | 31/01/2017

 

La ficha técnica de Copaxone 20 mg/ml para el tratamiento de la Esclerosis Múltiple Remitente Recurrente ha sido modificada en España por una razón: la eliminación de la contraindicación del embarazo. Tras un análisis que implicó más de 8.000 embarazos realizado durante un período superior a 20 años por parte de Teva, la farmacéutica que gestiona el medicamento inyectable, la compañía ha complementado los extensos análisis de las autoridades sanitarias para la modificación de la ficha técnica del tratamiento.

“Desde el punto de vista del manejo clínico, es una noticia excelente, pues aunque se advierte de que durante el embarazo, si es posible, no se debe utilizar ningún fármaco, permite que en casos justificados por la actividad de la enfermedad, pueda mantenerse un tratamiento en pacientes con esclerosis múltiple durante el mismo (siempre que el beneficio para la madre supere el riesgo para el feto), aunque hasta ahora nunca se ha detectado riesgo fetal ni en los estudios preclínicos, ni en la clínica”, ha comentado el doctor Oscar Fernández, presidente de la Sociedad Española de Neurología.

La farmacéutica, por su parte, explicó que tras el análisis de 8.000 embarazos no se encontró malformaciones o toxicidad en el feto de las pacientes con EM que estaban bajo el tratamiento. “En TEVA estamos comprometidos con la salud de la mujer, más allá del tratamiento de la enfermedad es muy importante que una mujer joven en edad fértil pueda continuar adelante con su plan de vida. Los datos actuales en mujeres embarazadas no indican malformaciones o toxicidad feto/neonatal de ‘Copaxone’ 20mg/ml, según ha sido incluido recientemente en su ficha técnica”, ha declarado Rainel Sánchez, Director Médico de TEVA España.

Aunque sigue siendo preferible como precaución evitar cualquier tratamiento para la Esclerosis Múltiple durante el embarazo, ahora es posible que si el beneficio para la madre supera el riesgo para el feto, se considere la posibilidad de recibir este tratamiento. Por norma general, los tratamientos para la EM se suspenden cuando una mujer está intentando quedarse embarazada, o en el caso de un embarazo no planeado cuando se confirma el mismo.

Aunque esta estrategia ha sido generalmente satisfactoria para las mujeres con EM Recurrente Remitente de leve a moderada, las mujeres con un estado de la enfermedad grave o muy activa pueden tener un mayor riesgo de brotes si no continúan con el tratamiento, lo que podría causar síntomas nuevos o empeorar los síntomas ya existentes.

 

 

 

 

Comentarios de Facebook

Deja aquí tu comentario